Cómo el sol nos ayuda a alterar nuestro ánimo:

Este fin de semana, el 28 de octubre, nuestros relojes deberán cambiar la hora. A las tres de la madrugada pasaran a ser las 2, es decir tendremos la suerte de dormir una hora más. Este cambio se produce dos veces al año y se hace para aprovechar al máximo la luz del sol.  Es muy importante para los humanos poder aprovechar los beneficios que el sol nos aporta. Y, es que, tomando el sol regularmente, y con prudencia, fortalece el estado de ánimo y hasta la vida sexual. Pero no es necesario estar tomando el sol todo el día, basta con sentarse un rato en un banco para que nos acaricie la cara o pasear un rato debajo de sus rayos. ¿Cómo nos ayuda, entonces, el sol en nuestro estado de ánimo?

En primer lugar los rayos de sol activan la vitamina D que nos ayudan a  fortalecer los huesos. La vitamina D es fundamental para la mineralización de los huesos y de los dientes. A parte, la radiación solar ayuda a prevenir y a corregir el acné juvenil, así como también es bueno pasar ratos bajo el sol durante todo el año porque ayuda a metabolizar el colesterol. También es importante para la gente que quiere cuidar su corazón. El corazón se contrae por acción del calcio; cuando es insuficiente, las hormonas paratiroideas lo toman de los huesos para dárselo. Pero cuando una persona se asolea se disminuyen los niveles de estas hormonas. Los rayos de sol también incrementan ligeramente los niveles de testosterona, y también regulan la producción de malatonina, hormona que ayuda a definir los ciclos de sueño y nos ayuda a sentirnos más despiertos. Ester Samper, escribía un artículo en el Blog de El País, precisamente, hablando de este tema.

Pero lo más importante que nos aporta el sol es un buen estado de ánimo. La radiación del sol promueve la síntesis de la serotonina, una sustancia relacionada con el bienestar. Es por eso que es recomendable aprovechar las mañanas durante los meses de otoño e invierno que haga sol para dar un paseo o sentarnos a leer a un parque, por ejemplo. Durante el verano tenemos una sensación bonita y nos sentimos muy bien, y, en parte, es gracias a los largos días de sol. Ester Samper, escribía un artículo en el Blog de El País, precisamente, hablando de este tema. Detrás de todos los beneficios que aportan los rayos del sol, también hay un lado oscuro. Los rayos ultravioletas provocan el envejecimiento de la piel así como puede provocar cáncer. El cáncer de piel es un asunto que resulta de especial preocupación para la salud pública. Cada año, en España, aparecen 50.000 nuevos casos de cáncer de piel y se está produciendo un incremento evidente a lo largo del tiempo como consecuencia de la excesiva exposición al sol de la población, según afirma el estudio.

 Así pues también es importante aprovechar todas las horas diurnas para nuestra felicidad personal. El objetivo no es el bronceo, ya que aparte de envejecer la piel puede generar algunos problemas. Lo mejor, por tanto, es aprovechar al máximo los días que haga sol durante los meses de otoño e invierno, entre 5 y 10 minutos.

[FOTO by p886: http://www.flickr.com/photos/p886/6306545022/]