Hacer ejercicio, clave para un buen estado de ánimo

Que la actividad física es una de las claves para nuestro bienestar  y salud es algo que parece que se dice mucho, pero a juzgar por las estadísticas, nunca es demasiado. La OMS (Organización Mundial de la Salud) ya advierte que la inactividad física y el sedentarismo es nada más y nada menos que el 4º factor de riesgo respecto a la mortalidad mundial, y que puede ser una de las causas detrás de enfermedades graves, como algunos tipos de cáncer.

Pero ¿sabías que además de tu salud “corporal”, con la práctica de ejercicio también cuidad tu salud mental y tu estado de ánimo? Cuando hacemos actividad física nuestro cuerpo segrega endorfinas, unas hormonas que nos hacen sentir bien. Por ello, a pesar del cansancio que podamos sentir, por ejemplo, tras un buen rato corriendo o haciendo biclicleta, normalmente nos sentimos de mejor humor e incluso más vitales que antes de practuicar el ejercicio. Además, muchas personas reconocer que la práctica de ejercicio físico les ayuda a afrontar el estrés o a dejar de darle vueltas a los problemas que les rondan por la cabeza.

Hacer actividad física es muy bueno para tu cuepo y para tu mente, y lo mejor de todo es que no es nada dificil, ni tiene por qué costarte un céntimo. La práctica de actividad física engloba muchos deportes y ejercicios, pero no es necesario apuntarse al gimnasio o unirse a ningún equipo si no es lo tuyo. Tan sólo paseando o haciendo las tareas en el hogar te estás activando!  Por ello, ese “no tengo tiempo” que tantas veces pronunciamos es exactamente lo que suena: una excusa.

Pasea, baila, camina, haz bici, corre, patina, nada: haz lo que prefieras, no hay reglas. Lo que sí es seguro es que practicar cuaqluier tipo de ejercicio físico, aunque sea 30 minutos al día, te va a dar muchas alegrías. ¿A qué esperas para ponerte las zapatillas y mejorar tu cuerpo y tu mente? Venga, que llega septiembre 😉

Deja de fumar y despídete del desánimo

“Fumando espero al hombre que yo quiero, y mientras fumo, mi vida yo consumo” .

Qué razón tenía Sarita. Especialmente en la segunda parte de la frase. Que fumar mata y es un pésimo hábito para tu salud,  y para lo de los demás no es nada nuevo. ¡Hasta el fumador más empedernido lo sabe y lo reconoce! Por suerte mucho camino se ha recorrido desde que los ídolos de la gran pantalla (muchos fallecidos, entre otras causas, por culpa del tabaco) pusieran de moda eso de fumar y no hubiera héroe o heroína que se preciase sin cigarrillo en boca. Ahora  afortunadamente fumar ya no es cool, ya no se lleva. Sólo los perdedores (y los malos) fuman en la gran pantalla. Infinidad de estudios certifican los peligros para la salud del tabaco y el acortamiento en la esperanza de vida de los fumadores, así como los perjuicios para los fumadores pasivos.

Pero de nuevo, hoy, en el #DiaMundialSinTabaco, no queremos descubrirte la sopa de ajo. Ya sabemos todos lo malo que es fumar. De lo que vamos a hablar es de los beneficios de dejarlo, en especial de uno que quizás no te hayas parado a pensar: los efectos en el estado de ánimo. 

A pesar de que el proceso de dejar de fumar es una ardua tarea, y nuestro ánimo puede desmoronarse al principio, esto es absolutamente normal. El tabaco es una droga y fumar una adicción: dejarlo no es un camino de rosas. Requiere esfuerzo, fuerza de voluntad, y muchas veces, ayuda externa. Sin embargo a la larga dejar el tabaco nos lleva a tener una mente más positiva, es decir, a tener un mejor estado de ánimo.

Para los especialistas, es normal que al inicio de dejar el hábito nos sintamos más desanimados: es el síndrome de abstinencia de la nicotina. No obstante, una vez que hemos dejado de fumar, se ha observado que las personas que consiguen no volver a fumar son más positivas que cuando eran fumadoras. En conjunto,  tienden a presentar menos síntomas depresivos.

¿Te hemos convencido? Pues ahora  que lo hemos conseguido, te damos dos consejos más para triunfar en el proceso de dejar el tabaco:

  •  La nutrición puede ser tu aliada en el camino. No olvidéis que como decía aquel filósofo “Somos lo que comemos”. Procura llevar una dieta equilibrada, rica en productos frescos y pobre en procesados. Prioriza hortalizas, verduras y fruta fresca e intenta no atiborrarte de dulces para “suplir” el tabaco. Un dietista te puede ayudar, para asegurarte de que tu alimentación contiene todos los nutrientes para  favorecer el funcionamiento enérgetico y psicológico adecuado: vitaminas, minerales como el hierro y el magnesio, aminoácidos como el triptófano, ácidos grasos como el omega3.  . . no tengas miedo de dejarte aconsejar. 
  • Otro pilar básico que te ayudará a controlar la ansiedad: la práctica de ejercicio. Busca uno que te guste y te motive, y cuando las ganas de fumar sean intensas, sustitúyelo por ejercicio: da un paseo, sal a correr, coge la bici, vete a una clase de salsa, ve a fitness.  Estimularás tus endorfinas y la ansiedad se reducirá sin necesidad de recurrir al cigarrillo.

 

5 trucos anti-estrés, en infografía

Dicen que a veces una imagen vale más que mil palabras, así que hoy os traemos 5 trucos anti-estrés (y no, no son los más típicos) en infografía. El estrés es tan habitual en nuestra vida que casi lo hemos integrado como algo normal: cabe decir que el estrés no siempre es malo, pero un exceso pone en peligro nuestro bienestar e incluso nuestra salud.

Por ello os os traemos los 5 consejos anti-estrés que veis en la imagen. No siempre son fáciles de aplicar pero. . . son gratis y funcionan!:

1.Re-enfoca: Los pensamientos negativos se nos acumulan a veces, tanto que nos hacen dejar de ver la realidad. Pasamos demasiado tiempo dando vueltas a la cabeza, y cuando queremos reaccionar, nos ha pillado el toro. Aquí ya hemos llegado a una cotas importantes de estrés que podríamos evitar intentando que estos pensamientos negativos nos invadan y nos paralicen.  Un ejemplo práctico: Convertir el típico pensamiento, ante una tarea, por ejemplo en el trabajo,que nos asusta como “No puedo, esto yo no lo sé hacer, me voy a liar, esto está mal” en “Voy a ver qué puedo  hacer y si no lo veo claro, voy a comentarle a mis colegas mis dudas” ¡Al menos ya tenemos un punto de partida, y no una maraña en la cabeza!

2.Mantén la calma bajo presión: No se trata de convertirse en un témpano de hielo! Se trata de intentar mantener la calma y pararse unos momentos a pensar antes de reaccionar. Recuerda que los gritos rara vez solucionan problemas.

3.Lee las señales verbales y no verbales: Las discusiones son una fuente de estrés tanto en ámbitos laborales como en el familiar, y sin embargo, discutir no siempre es malo. A veces es incluso necesario, ya que necesitamos exponer nuestro punto de vista y también escuchar el de los demás. En un conflicto o discusión, presta atención no solo a lo que dicen (y dices) si no también al lenguaje no verbal. ¡Puede revelarte muchas cosas!

4.Establece tus límites: Tan importante es no negarse a todo en redondo como saber decir que no a tiempo. Cuando te piden algo, sé proactivo pero asertivo: si crees que hay algo que no puedes (o debes) hacer, dilo!. No se trata de estar siempre disponible, si no de estarlo cuando es necesario y beneficioso para ambas partes. Recuerda que nadie es imprescindible, para bien y para mal.

5.Comparte tus sentimientos con alguien especial:No hablamos de sentimientos amorosos, aunque esos también 😉  Compartir los que nos pasa, nos agobia o nos preocupa con alguien especial para nosotros (sea familia, amigos, vecinos o pareja) es muy beneficioso para nuestro bienestar psicológico y un paso más para solucionar ese problema que tanto estrés nos causa. El punto de vista de otra persona nos ayudará a ver posibles soluciones o enfoques que nosotros quizás no hemos sabido ver.

Consejo EXTRA: Para una mente positiva y libre de estrés, sigue siempre una dieta equilibrada  (que aporte nutrientes como el triptófano o el magnesio, que  ayuda al mantenimiento de un funcionamiento psicológico adecuado), di NO al sedentarismo y prueba ejercicios de relajación o meditación. ¡Y cuéntanos qué tal te va en los comentarios!

¿Cómo actúa el triptófano en una dieta?

¿Sabías que, además de el resto de propiedades, el triptófano puede ser de ayuda en las dietas? ¿Y sabes por qué?

Hoy vamos a descubrir de qué manera el triptófano contribuye en las  dieta. El triptófano es importante en una dieta, por  diferentes razones:

  1. Por un lado, el triptófano ha de estar presente en nuestra alimentación pues es un nutriente esencial. Eso quiere decir que nuestro organismo no lo puede producir por si sólo, pero lo necesita para funcionar correctamente. Por tanto, debe ser aportado mediante la alimentación, sea con alimentos ricos en este aminoácido, o si fuera necesario, con suplementos alimenticios o vitamínicos que lo contengan. El triptófano, además de formar parte de las proteínas que “construyen” nuestro organismo, es el precursor de la serotonina, conocida como la “hormona de la felicidad” por su papel en el estado de ánimo.

2. El triptófano se encuentra en muchos alimentos, pero es más abundante y común encontrarlo en los alimentos ricos en proteínas que son, en su mayoría de origen animal, como los huevos, las carnes magras, Por ello, las personas que siguen una dieta vegetariana o vegana pueden ingerir menos triptófano de lo qye necesitan. No obstante, no tiene por qué ser así: también hay fuentes de triptófano de origen vegetal que se pueden integrar perfectamente en una dieta vegetariana o vegana. Por ejemplo, un mayor consumo de legumbres (como garbanzos o cacahuetes), cereales (como la avena)  o frutas como los plátanos ayudan a portar el triptófano necesario en dietas vegetarianas.

3. El dietas de adelgazamiento o para perder peso, el triptófano también puede contribuir. Si bien por sí mismo el triptófano no ayuda a adelgazar (no tiene un poder saciante, ni tiene efecto quemagrasas o diurético), el triptófano sí puede ayudar en el cumplimiento de las dietas. Sin duda, una dieta de adelgazamiento incide en nuestro estado de ánimo, y normalmente, no para mejorarlo.  Muchas veces el malhumor o la irritabilidad, causada por privarnos de los alimentos que más nos gustan para así perder peso, son un obstáculo para el cumplimiento de la dieta: nos notamos tristones, nos falta voluntad y tiramos la toalla. En esos casos, puede ser de ayuda introducir en nuestra dieta alimentos ricos en triptófano que además sean compatibles con nuestro plan de adelgazamiento. Puedes consultar con un dietista o nutricionista para que te ayude a confeccionar una dieta compatible con la pérdida de peso y que incluya triptófano. Un aporte suficiente de triptófano ayudará a tu organismo a mantener unos niveles de serotonina adecuados, que a su vez, te proporciona un estado de ánimo equilibrado, una de las claves para el éxito de tu dieta.

 

Lo que necesitas para ser feliz

Cantaban los Beatles aquello de que el dinero no era tan importante porque no podía comprarles amor, aunque habría que preguntarle a Sir Paul McCartney por qué entonces  no se puede escuchar a The Beatles en Spotify. Bromas aparte, hoy queremos hablaros de una película documental que nos ha sorprendido gratamente y que trata, precisamente, de profundizar en la idea  de que la felicidad no se puede comprar a golpe de tarjeta de crédito: My Stuff: lo imprescindible para vivir“. 

Cuenta el director y protagonista  de la película, Petri Luukkainen, que tras un desengaño amoroso se encontró intentando curar su corazón roto a base de salir de compras. Pronto descubrió que no funcionaba y que su billetero no conseguía calmar su tristeza. Su vida le parecía vacía pero su piso estaba lleno de cosas.  Así que se propuso descubrir qué era entonces lo que faltaba, qué era lo que de verdad necesitaba a través de un experimento. Guardó todas sus pertenencias durante un año en un trastero y se impuso algunas reglas: sólo podría recuperar una cosa al día y no podría comprar nada nuevo. Su familia le apoyó (sobre todo su abuela, que sabía qué era dejar las cosas atrás tras sobrevivir a una guerra), pero muchos pensaron que era una auténtica locura.   De hecho, en un principioel propio Petri  dudaba de  si podría llegar a completar el proyecto. Pero lo cierto es que a los pocos días había llegado a la conclusión de que no echaba de menos ninguna de aquellas cosas, porque realmente, no las necesitaba. A la semana, le parecía que tener siete cosas ya era abundancia. El documental está filmado en clave de humor,  obviamente siendo consciente de que sólo es un experimento con una fecha de caducidad.  Lamentablemente no pasa lo mismo con tantas personas que no sólo no tienen esa “abundancia”, sino que no cuentan ni  siquiera con lo estrictamente necesario, ni  pueden recuperarlo de ningún trastero. Aún así el documental es una interesante reflexión sobre el consumismo y sobre cómo a veces no sabemos apreciar el verdadero valor de las cosas. En sus propias palabras My Stuff es, sin más ni menos, un experimento de un año sobre lo que realmente importa. Os dejamos su trailer y si habéis tenido la oportunidad de disfrutar de la película,  os invitamos  a compartir con nosotros vuestras opiniones en los comentarios.

Aprendiendo a ser positivo 2: la fábula de la rana sorda

rana_subir

Algunos cuentos y fábulas, de aquellas de las que no se sabe muy bien su origen, esconden verdaderas lecciones de vida que nos pueden ser muy útiles, por ejemplo, a la hora de enfrentarnos a obstáculos y problemas  e incluso a mejorar cómo nos relacionamos con los demás.  Hoy queremos compartir con vosotros una de estas historias, “La fábula de la rana sorda”. 

Cuenta la fábula que un grupo de ranas marchaban alegremente por el bosque. En un despiste, dos de ellas cayeron de repente en un hoyo.  La otras ranas quedaron horrorizadas, y al acercarse a mirar cuán profundo resultaba el hoyo y descubrir que era muy hondo y muy oscuro, empezaron a gritarles a las dos ranas que jamás podrían salir de allí, así que más valía ni intentarlo y darse por muertas. 

Las dos desdichadas ranas, desde el fondo del pozo, no hicieron caso de sus compañeras y empezaron a intentar salir de allí, saltando con todas sus fuerzas. Mientras, las otras ranas continuaban diciendo que más valía no cansarse pues escapar sería imposible. Al cabo de un tiempo, una de las ranas que estaba en el hoyo sucumbió a los comentarios,  dejó de saltar y se rindió, quedando para siempre en el fondo. La otra rana, sin embargo, siguió saltando y buscando cómo salir  aunque las demás insitían en que no valía la pena seguir luchando. Tras mucho rato intentándolo, la rana saltó con todas sus fuerzas y consiguió salir del agujero. Las otras ranas quedaron sorprendidas: “Qué bien que hayas conseguido salir, a pesar de que lo que te gritábamos para que te rindieras”. La rana, entonces, le explicó que ella era sorda y pensó que con sus gritos la estaban animando a esforzarse más y salir del hoyo. 

Esta fábula se conoce también con el título de “El poder de las palabras” porque esa es precisamente una de sus enseñanzas (aunque aún podemos sacar más). Nos demuestra cuánta fuerza e influencia pueden tener las palabras de los demás en nuestras reacciones y cómo una palabra de ánimo puede ayudarnos a “salir del hoyo” y enfrentarnos a nuestros problemas, pero también cómo una palabra destructiva – o una actitud negativa o  la falta de escucha etc –  puede dañar a una persona que se siente mal. Por lo tanto debemos cuidar lo que decimos a los demás, pero también a nosotros mismos. Por que a veces las ranas que gritan para que nos rindamos y no salgamos del hoyo, somos nosotros mismos: nuestros miedos o la falta de autoconfianza en nuestras posibilidades consiguen que creamos que es mejor rendirse que intentar superar nuestros problemas. A veces damos por imposibles cosas que no lo son: lo que pasa es que cuesta encontrar la solución. Como la rana sorda, no permitas que los demás, ni tampoco tus propios miedos, consigan  que dejes de  luchar para superar los problemas. Y recuerda que  con una palabra de aliento o simplemente prestando tu atención y tu apoyo, puedes ayudar a los que quieres a que superen los suyos.

Beneficios de escribir un diario

Escribe tu historia en un diario

Dicen los entendidos en materia de sueños, que una de las mejores maneras de recordar lo que hemos soñado es crear un diario de los sueños, donde recorramos las aventuras que parece recorrer nuestro cerebro cada noche.

Sin dejar de recomendaros un ejercicio tan interesante como ese, lo que os proponemos es un ejercicio más diurno, (aunque es ideal para hacerlo antes de dormir): retomar la costumbre de escribir en un diario todo aquello que nos pasa. Una costumbre que se suele atribuir a adolescentes y a momentos problemáticos de nuestra vida, pero que puede tener varias ventajas y beneficios  para nuestro bienestar emocional.

Continúa leyendo Beneficios de escribir un diario