La depresión: el perro negro

chica

Parece que todos sabemos lo que significa el término “depresión” y tenemos claros los sentimientos y emociones de una persona deprimida ¿no? Vaya, pues si está deprimido, ¡que se anime, que salga a pasarlo bien!, es una de las cosas que primero pensamos. Sin embargo, con frecuencia el término “depresión” se aplica de manera errónea, o por extensión, a  simples oscilaciones en nuestro estado de ánimo (momentos o días  de tristeza, desánimo, pesimismo, miedo o tensión ante acontecimientos que percibimos como negativos en nuestras vidas o bien que la modifican de forma más o menos sustancial). Eso no es una depresión, en realidad. Estos sentimientos o emociones son, la gran mayoría de las veces, totalmente normales. Por ello tenemos sentimientos y somos humanos: nos reímos si algo nos parece divertido, lloramos cuando algo nos parece triste o nos duele, nos preocupamos cuando tenemos miedo a perder o al enfrentarnos a un problema etc . Sin embargo, la depresión, entendido desde el punto de vista estricto, es decir,  la depresión clínica, no es eso. No es nada tan simple, ¡ojalá lo fuera! Y desgraciadamente, la depresión clínica o depresión mayor no se pasa con un simple “anímate”, ni se alivia tan rápidamente con una pastilla como si fuera un pequeño dolor de cabeza. Una depresión es una enfermedad, pero que en lugar de afectar a nuestro cuerpo, afecta a nuestra mente. Puede tener diferentes causas, algunas orgánicas o funcionales,  otras no: hay todavía aspectos desconocidos de este trastorno. Puede tener diversos tratamientos y cada persona puede necesitar una terapia, medicamento o tratamiento diferente – o una combinación de varios –  en función de sus necesidades y de su caso concreto. Es decir: como todas las enfermedades. Como cualquier enfermedad, nadie tiene la culpa de tener una depresión. La depresión clínica puede afectar a cualquiera, sin distinción ninguna: ricos, pobres, altos, bajos, mujeres, hombres, niños,  celebrities, a tu vecino, a ése cómico tan famoso que tanto te hacía reír. . .La Organización Mundial de la Salud calcula que la depresión afecta a unos 121 millones de personas en el mundo, de las que sólo una cuarta parte pueden tener acceso a tratamientos, y calcula que 1 de cada 5 personas pasará un cuadro depresivo a lo largo de su vida. Como ves, son datos propios de un trastorno extremadamente frecuente, pero aún sí, la depresión clínica se trivializa. Muchos afectados se sienten culpables, tienen miedo a reconocer su enfermedad y no buscan ayuda, ya que se sienten incomprendidos y juzgados, por sí mismos y por su entorno.  Y si hay algo de certeza en la depresión, es que, para salir de ella, es muy importante pedir ayuda. Por eso, hoy compartimos con vosotros este excelente vídeo (también de la OMS) que explica de manera muy clara qué es una depresión clínica, qué sienten aquellos que la sufren, y las diferentes maneras de afrontarlo.

Musicoterapia: canciones para empezar un nuevo año

Decía el filósofo Platón que la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo. No hay duda de que de la música, de todas las artes, es quizás la que más directamente conecta con nuestros sentimientos.   Escuchamos música desde que nacemos (e incluso antes): los bebés reaccionan a melodías y estímulos sonoros incluso antes de reconocer las voces de sus padres.  La música está considerada entre los elementos que causan más placer:  al escuchar música nuestro cerebro libera dopamina, un neurotransmisor que, como la serotonina, está muy relacionado con nuestro estado de ánimo y emociones. Comprobar la efectividad de la música para mejorar nuestro estado de ánimo es muy fácil: prueba a ponerte canciones que te gusten y que te impulsen a cantar o bailar en un momento en que te sientas triste, aunque no te apetezca. Seguro, que aunque sea por un momento, te sientes instantáneamente mejor. Ten en cuenta que se ha demostrado que la música puede jugar un papel  positivo incluso en el tratamiento de algunas enfermedades, por ejemplo, se ha investigado qué puede aportar  la  musicoterapia como coadyuvante en las terapias de rehanilitación de algunas enfermedades neurológicas, como el Parkinson.

La música puede arreglarte un mal día. También puede estropeártelo o ponerte más triste si no eliges bien ;), pero como queremos empezar bien este nuevo 2016, os dejamos una lista de canciones positivas para empezar con buen pie 2016. Todas son muy diferentes, de distintas épocas, géneros y estilos, pues todos no somos iguales, y nos motivaran diferentes cosas. Os avisamos que no son las típicas: queremos que sea una lista un poco diferente, más allá de las “10 canciones más positivas”. Esperamos que la disfrutéis!

1. I say a little prayer – Aretha Franklin

2. A quién le importa – Alaska

3. These boots ara made for walking – Nancy Sinatra

4. Let it happen- Tame Impala

5. Girls Just Wanna Have Fun – Cindy Lauper

6. Kokomo – The Beach Boys

7. I saw the light – Todd Rundgren 

8. Learn to fly – Foo Fighters

9. Sheena is a punk rocker – Ramones

10. Petula Clark – Downtown

11. Ace of Spades – Motörhead 

RIP Lemmy 😦