La amistad, uno de los pilares de la felicidad

amistad

 

Hace pocos días  celebrábamos el Día de San Valentín o Día de los Enamorados. Muchos lo ven como una celebración vacía, poco más que una excusa para hacernos comprar o consumir más – que, en gran parte, lo es-, pero lo cierto es que es una fecha a apuntar en nuestra agenda: no para comprar regalos, si no para recordar el importantísimo papel que tiene la amistad en nuestro bienestar emocional. Ahora que ha pasado la vorágine de los regalos y de los anuncios de perfumes y bombones,  queremos hablar de la verdadera esencia detrás de la  celebración: el poder de la amistad. Al fin y al cabo, la amistad, es amor:  y como  la familia o las relaciones de pareja,  se encuentre en  una base sólida para  la  felicidad  y el bienestar psicológico.

Los verdaderos amigos son aquellos que están con nosotros cuando estamos contentos y también cuando estamos tristes. De hecho, se dice que los malos tiempos traen buenos amigos. Su apoyo incondicional puede ayudarnos a superar más fácilmente los problemas y a sentirnos reconfortados cuando la vida se pone díficil. Que la amistad es una de las bases del bienestar psicológico está incluso estudiado científicamente: tener  un  buen círculo de amigos de amigos ayuda a hombres y mujeres de mediana edad a sentirse más felices según  un análisis publicado en  la revista ‘Journal of Epidemiology and Community Health’. 

Por eso en este breve post os animamos a todos a cultivar vuestras relaciones sociales y a recordar el valiosísimo papel que tienen vuestras amistades en vuestra vida. No dejéis marciotar las relaciones con vuestros amigos y dedicarles el tiempo que se merecen, porque también os lo estáis dedicando a vosotros mismos.

Si quieres comprobar en un instante el valor de la mistad para nuestro bienestar emocional, un día que te sientas algo más triste o bajo de ánimo, descuelga el teléfono y llama a ese  buena amiga o amigo con el que hace tiempo que no hablas, por falta de tiempo o porque te dejas llevar por la rutina. Seguro que en cuanto cuelgues tus penas son muchos más pequeñas. Pruébalo!

Razones para estar feliz en invierno

amar el invierno

Ayer 2 de febrero se  celebraba El Día de la Marmota.  Para los que no habéis visto la película Atrapado en el Tiempo (¿a qué estáis esperando?), el día de la marmota es una tradición que celebran en un pequeño pueblo en Pensilvania, en Estados Unidos.  La leyenda dice que la marmota Phil puede predecir si  la primavera se adelantará o retrasará, lo qeu hace año tras año en medio de gran expectación mediática.  Ayer, el roedor pronosticó que de adelanto nada: aún quedan 6 semanas más de invierno!

La marmota Phil cae muy simpática, pero si eres de las personas que preferirían vivir en una eterna primavera de climas suaves esta noticia no te habrá hecho mucha gracia.  ¿Eres de los que pasan el invierno añorando salir en camiseta de manga corta y maldiciendo  las bufandas? ¿Todo te cuesta más con el frío y en de salvapantallas tienes una foto de una isla tropical?

Muchas personas están de peor humor y se sienten más tristes en invierno.   El responsable no es sólo el frío, sino también que los días sean más cortos y reduzcamos nuestras actividades sociales. En invierno, nos cuesta más salir de casa, incluso para actividades que nos gustan. Invierno y sofá van tan de la mano!

Sin embargo ya sabéis que en este blog nos encanta dar la vuelta a las cosas y verlas desde un punto de vista diferente: ver las cosas con una mente positiva. Por eso hoy os vamos a dar algunas razones para adorar el invierno.

1.Dormir es un placer: Y no una tortura en la que das la vuelta insomne en la cama reorientando el ventilador cada 4 minutos. Dormir bajo un edredón de plumas mientras fuera hay temperaturas bajo 0 es uno de los mayores placeres del invierno. Aprovéchalo.

2.La tormenta se queda fuera:Quien diga que no le gusta ver llover  cómodamente desde su sofá. . . le crecerá la nariz como a Pinocho.

3. Sofá y mantita : Que sí, que hemos de evitar el sedentarismo, es malísimo para la salud.  Pero hay que reconocer que sólo leer estas palabras juntas, reconfortan. Lo mejor: ya no necesitas inventarte  excusas para no asistir a compromisos sociales que en realidad no te apetecen. Un “hace muchísimo frío” servirá  hasta para aplacar  al más insistente.

4.La nieve: Taparse hasta las cejas y salir a jugar como si fueras un niño. Escuchar el ruido que hace al pisarla, hacer batallas de bolas. Y correr luego a refugiarse frente a la chimenea.

5. Maratón de pelis dominguero: Puedes ponerte al día en tus series favoritas o ver todas esas pelis nominadas al Óscar que aún no has visto. Y además: sin sentirte culpable y con un buen bol de palomitas (que por cierto, son buena fuente de fibra y de triptófano!).

6.El chocolate caliente : Sólo cuando de verdad hace frío puedes tomar un chocolate caliente bien espeso y notar cómo te sientes mejor instantáneamente. Además de nuevo, estás aportando  triptófano, que ayuda a tu cerebro a fabricar serotonina para regular tu estado de ánimo.

¿Y a vosotros, qué os gusta del invierno? Os animamos a contarnos vuestra ideas en los comentarios!