Magnesio: ¿Para qué sirve?

El magnesio, como todos sabemos, es un mineral fundamental en una dieta equilibrada. En nuestra alimentación no puede faltar magnesio, ya que este nutriente interviene en cientos de funciones bioquímicas de nuestro cuerpo.

Propiedades del magnesio

Algunas de  funciones  del organismo en las que interviene del magnesio son:

  • Para los músculos y nervios: el magnesio ayuda a mantener el funcionamiento normal de músculos y nervios del cuerpo. Uno de los síntomas de déficit de magnesio son los calambres musculares.
  • Para los huesos: contribuye a que los huesos sigan fuertes
  • Para el corazón: recordemos que el corazón es un órgano muscular! El magnesio es importante por su acción de relajación muscular
  • Para la formación de neurotransmisores: aliándose con el triptófano para contribuir a la producción de seroronina.
  • Para nuestra mente: el magnesio contribuye a un funcionamiento psicológico adecuado

Curiosidades sobre el magnesio

¿Sabías que el magnesio es un elemento muy frecuente también en la naturaleza? De hecho, el magnesio es uno de los componentes más importantes de la clorofila, responsable del color verde de las plantas.

¿Cuánto magnesio necesita una persona? 

El magnesio que necesitamos varia en función de diferentes factores, por ejemplo, la edad y el sexo: Lógicamente, no necesita la misma cantidad diaria de magnesio un bebé que un adulto (auqnue ambos lo necesiten, en sus proporciones adecuadas)  También hay otras circunstancias: por ejemplo, durante el embarazo y la lactancia se necesita más magnesio. Como orientación puedes visitar esta página acerca de las necesidades diarias de magnesio en diferentes grupos de edad.

Déficit de magnesio: alimentos con magnesio

El magnesio, por suerte, es  abundante en nuestra alimentación, en alimentos de origen vegetal, leguminosas y cereales. Siguiendo una dieta equilibrada obtendremos el magnesio necesario la gran mayoría de las veces. Algunos alimentos con cantidades importantes de magnesio son:

  • Frutos secos: nueces, almendras, avellanas, pistachos. . .
  • Cereales: algunos de los más comunes, como el arroz y el trigo, contienen magnesio.
  • Legumbres: garbanzos, lentejas, alubias, soja
  • Semillas, germinados y hojas verdes: la clorofila tiene magnesio!

Además de en los alimentos, también el magnesio también puede ser uno de los elementos de los suplementos o complementos alimenticios, solo o acompañado de otros componentes. Por ejemplo, el magnesio suele encontrarse en los ingredientes de los complementos alimenticios con triptófano porque, como las vitaminas del grupo B, contribuyen a su metabolismo.