El arte de la felicidad

Hoy os presentamos un nuevo libro dónde os recomendamos un libro diferente, interesante y que nos hará reflexionar, a más de uno. El libro, titulado El arte de la Felicidad, está escrito por Dalai Lama, el monje budista más conocido actualmente, y nos introducirá en un nuevo mundo casi desconocido y que nos aportará otra manera de entender y alcanzar la felicidad.

“A menudo los sentimientos simples son los más difíciles de expresar, y necesitamos una voz sabia que nos guíe para conocernos mejor y ejercer esa compasión afectuosa que nos une a los demás. En El arte de la felicidad es el Dalai Lama quien nos habla, y de él recibimos el mensaje sereno de un hombre que ha conquistado la paz interior y sabe que la felicidad no es un don, sino un arte que exige voluntad y práctica. Lejos de las grandes teorías y muy cerca de las preocupaciones cotidianas de cada cual, de nuestros miedos y nuestros deseos, el maestro se ha servido de la ayuda de un psiquiatra occidental para entregamos unas palabras que nos orienten en la vida diaria. Sólo así seremos capaces de convertir el deber de vivir en el placer de sentimos vivos en un mundo donde casi todo es posible, incluso la felicidad”, como se puede leer en la contraportada del libro.

¿Qué define nuestra percepción y nivel de satisfacción? Esas sensaciones están fuertemente influidas por nuestra tendencia a comparar. Al comparar nuestra situación actual con nuestro pasado y descubrir que estamos mejor, nos sentimos felices. Miramos también a nuestro alrededor y nos comparamos con los demás. Por mucho que ganemos, tendemos a sentimos insatisfechos si el vecino está ganando más. Los atletas profesionales se quejan de ganar sólo uno, dos o tres millones de dólares cuando se citan los ingresos superiores de un compañero de equipo. Naturalmente, también las establecemos respecto a otras cosas. La comparación constante con quienes son más listos, más atractivos y obtienen más triunfos que nosotros tiende a alimentar la envidia, la frustración y la infelicidad. Pero también podemos utilizar esta actitud de una forma positiva; es posible intensificar nuestra sensación de satisfacción vital paragonándonos con aquellos que son menos afortunados y apreciando lo que poseemos. Es por eso que en este libro podremos aprender a controlar nuestros sentimientos dependiendo de la situación en concreto. Por otro lado, podemos decir que el libro es interesante de leer para conocer que valores nos aporta conseguir nuestra paz interior frente a los que nos rodean, y así poder estar más cerca de una felicidad plena y más seguida.

Esperamos que, si no tenéis ninguna prioridad en vuestra lista de lectura, os apetezca empezar con este libro que aparte de abrir nuevas maneras de entender la vida y la felicidad, se conseguirá llegar a una mejor comprensión de uno mismo, así como una paz interior que nos relajará y nos hará valorar las diferentes situaciones en cada momento.

El hecho de señalar el estado mental como el factor fundamental para alcanzar la felicidad no significa negar que debemos satisfacer nuestras necesidades físicas básicas de alimentación, vestidlo y cobijo. Pero, una vez satisfechas esas necesidades, el mensaje es claro: no necesitamos más dinero, ni más éxito o fama, no necesitamos tener un cuerpo perfecto ni una pareja perfecta… en este momento tenemos ya una mente con todo lo imprescindible para alcanzar la completa felicidad.

[FOTO: Silvio Tanaka]