El poder de la fuerza de voluntad

mount-everest-413_640

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad” (Einstein)

Hoy queremos compartir con vosotros una anécdota que muestra el increíble poder de nuestra fuerza de voluntad  para superar obstáculo y el tremendo  poder de nuestra mente. ¿Pensáis que algo es imposible? Incluso cuando pensamos que no podemos,  la mayor parte de las veces es que no hemos encontrado aún la solución. Casos “imposibles” como el que os contamos a continuación, lo demuestran.

Estos días se ha estrenado en nuestros cines la película “Everest”. En ella se recoge el caso real de una de las mayores tragedias del montañismo, ocurrida el 10 de mayo de 1996 cuando un grupo de escaladores y sus guías se encontraron atrapados en una terrible tormenta cuando descendían de la mayor cumbre del mundo. Casi todas las personas de la expedición alcanzaron la cumbre, pero desgraciadamente, 8 perdieron su vida en el descenso, entre ellos los  guías  de las entonces más importantes compañías de este deporte : Rob Hall, de Adventure Consultants; y Scott Fisher, de Mountain Madness. Entre los escaladores guiados por Hall se encontraba Beck Weathers, un aficionado al montañismo que salvó la vida contra todo pronóstico.

Weathers quedó  perdido durante más de 36 horas,  en una terrible tormenta a miles de metros de altura, con temperaturas de  más de 40 grados bajo cero, en unas condiciones tan severas que le hacían físicamente imposible moverse y encontrar el campamento base más cercano.  Permaneció varias horas en la nieve en condiciones tan duras que incluso  los montañistas y los sherpas que intentaron rescatar a los miembros de la expedición perdidos lo dieron por muerto cuando lo encontraron, no una, si no hasta dos veces. Para su  propia sorpresa, el propio Weathers apareció, al día siguiente, por su propio pie en el campamento.

Cuenta Weathers en su autobiografía “Left for Dead”, que cuando llevaba varias horas tendido en la nieve al borde de la muerte, pensó en su familia. Vio a su mujer y sus hijos, sintió que lo llamaban y  encontró la fuerza para volver  y sobrevivir de una manera que casi podría calificarse como un milagro. Su caso  fue  comentado  incluso por científicos, que  concluyen que Weathers pudo mantener  con vida su cerebro gracias a los recuerdos familiares.

Weathers resultó muy gravemente herido por  los efectos del frío. Al escalar el Everest, corrió un riesgo innecesario que se cobró un precio muy elevado. Pero sobrevivió  gracias a su fuerza de voluntad y al poder de su mente. Recuerda esta anécdota cuando te enfrentes a un gran obstáculo. Nada es imposible, sólo hay que encontrar el modo de hacerlo.