Septiembre, el mes del triptófano

September Concept

Si tuviéramos que emparejar un mes o época con nuestro aminoácido favorito (así en plan celestina), la pareja perfecta sería septiembre y el triptófano. 

Todos sabemos que hay momentos en nuestra vida en los que el estrés, la ansiedad y ése  estar de “bajón” se apodera de nosotros. Nos cuesta más hacer las cosas, nos sentimos alícaidos y sin ganas, nos cuesta más estar de buen humor y emprender las tareas diarias. Septiembre, el mes del final del verano y el inicio del otoño, de la vuelta a a la rutina después de las vacaciones, tiene muchos números para convertirse en el momento del año más detestable para muchos. Y es que la verdad es que, se diga o no se diga “estrés postvacacional”, lo cierto es que a muchas personas les cuesta arrancar y reemprender las obligaciones diarias con una sonrisa después de unos días de relax, sol y playa. El cuerpo además anda un poco desajustado con los cambios de horarios y quizás durante el mes de agosto nos hemos acostumbrado a trasnochar. ..  Muchos factores  contribuyen para que los primeros días de septiembre, aunque  en realidad siga luciendo el sol, a nosotros nos parezca tormenta. Septiembre es como ese señor antipático que no da los buenos días en el ascensor! 

El triptófano sin embargo, representaría todo lo contrario: como sabéis este aminoácido , del que tanto os hemos hablado en este blog,  es un precursor de la serotonina, el neurotrasmisor que algunos conocen como “hormona de la felicidad”. Así que el triptófano  contribuye  a que nos encontremos con un estado de ánimo más estable, y a no verlo todo tan gris.

Por eso pensamos que septiembre y el triptófano son el matrimonio perfecto, de aquellos en que los integrantes se complementan de manera ideal. Septiembre es el malhumorado y melancólico miembro de la pareja, pero que en el fondo se muere de ganas de sonreír: y el triptófano es quien le aportará las ganas, le sacudirá la pereza y le convencerá que incluso el final de las vacaciones y la vuelta a la rutina tienen su lado positivo. 

Así que, ¿qué os parece si este mes de septiembre lo declaramos el mes del triptófano? Nosotros pensamos que se lo merece 😉 . Con lo que le aguanta a Septiembre! 😉