5 trucos anti-estrés, en infografía

Dicen que a veces una imagen vale más que mil palabras, así que hoy os traemos 5 trucos anti-estrés (y no, no son los más típicos) en infografía. El estrés es tan habitual en nuestra vida que casi lo hemos integrado como algo normal: cabe decir que el estrés no siempre es malo, pero un exceso pone en peligro nuestro bienestar e incluso nuestra salud.

Por ello os os traemos los 5 consejos anti-estrés que veis en la imagen. No siempre son fáciles de aplicar pero. . . son gratis y funcionan!:

1.Re-enfoca: Los pensamientos negativos se nos acumulan a veces, tanto que nos hacen dejar de ver la realidad. Pasamos demasiado tiempo dando vueltas a la cabeza, y cuando queremos reaccionar, nos ha pillado el toro. Aquí ya hemos llegado a una cotas importantes de estrés que podríamos evitar intentando que estos pensamientos negativos nos invadan y nos paralicen.  Un ejemplo práctico: Convertir el típico pensamiento, ante una tarea, por ejemplo en el trabajo,que nos asusta como “No puedo, esto yo no lo sé hacer, me voy a liar, esto está mal” en “Voy a ver qué puedo  hacer y si no lo veo claro, voy a comentarle a mis colegas mis dudas” ¡Al menos ya tenemos un punto de partida, y no una maraña en la cabeza!

2.Mantén la calma bajo presión: No se trata de convertirse en un témpano de hielo! Se trata de intentar mantener la calma y pararse unos momentos a pensar antes de reaccionar. Recuerda que los gritos rara vez solucionan problemas.

3.Lee las señales verbales y no verbales: Las discusiones son una fuente de estrés tanto en ámbitos laborales como en el familiar, y sin embargo, discutir no siempre es malo. A veces es incluso necesario, ya que necesitamos exponer nuestro punto de vista y también escuchar el de los demás. En un conflicto o discusión, presta atención no solo a lo que dicen (y dices) si no también al lenguaje no verbal. ¡Puede revelarte muchas cosas!

4.Establece tus límites: Tan importante es no negarse a todo en redondo como saber decir que no a tiempo. Cuando te piden algo, sé proactivo pero asertivo: si crees que hay algo que no puedes (o debes) hacer, dilo!. No se trata de estar siempre disponible, si no de estarlo cuando es necesario y beneficioso para ambas partes. Recuerda que nadie es imprescindible, para bien y para mal.

5.Comparte tus sentimientos con alguien especial:No hablamos de sentimientos amorosos, aunque esos también 😉  Compartir los que nos pasa, nos agobia o nos preocupa con alguien especial para nosotros (sea familia, amigos, vecinos o pareja) es muy beneficioso para nuestro bienestar psicológico y un paso más para solucionar ese problema que tanto estrés nos causa. El punto de vista de otra persona nos ayudará a ver posibles soluciones o enfoques que nosotros quizás no hemos sabido ver.

Consejo EXTRA: Para una mente positiva y libre de estrés, sigue siempre una dieta equilibrada  (que aporte nutrientes como el triptófano o el magnesio, que  ayuda al mantenimiento de un funcionamiento psicológico adecuado), di NO al sedentarismo y prueba ejercicios de relajación o meditación. ¡Y cuéntanos qué tal te va en los comentarios!