¿Cómo actúa el triptófano en una dieta?

¿Sabías que, además de el resto de propiedades, el triptófano puede ser de ayuda en las dietas? ¿Y sabes por qué?

Hoy vamos a descubrir de qué manera el triptófano contribuye en las  dieta. El triptófano es importante en una dieta, por  diferentes razones:

  1. Por un lado, el triptófano ha de estar presente en nuestra alimentación pues es un nutriente esencial. Eso quiere decir que nuestro organismo no lo puede producir por si sólo, pero lo necesita para funcionar correctamente. Por tanto, debe ser aportado mediante la alimentación, sea con alimentos ricos en este aminoácido, o si fuera necesario, con suplementos alimenticios o vitamínicos que lo contengan. El triptófano, además de formar parte de las proteínas que “construyen” nuestro organismo, es el precursor de la serotonina, conocida como la “hormona de la felicidad” por su papel en el estado de ánimo.

2. El triptófano se encuentra en muchos alimentos, pero es más abundante y común encontrarlo en los alimentos ricos en proteínas que son, en su mayoría de origen animal, como los huevos, las carnes magras, Por ello, las personas que siguen una dieta vegetariana o vegana pueden ingerir menos triptófano de lo qye necesitan. No obstante, no tiene por qué ser así: también hay fuentes de triptófano de origen vegetal que se pueden integrar perfectamente en una dieta vegetariana o vegana. Por ejemplo, un mayor consumo de legumbres (como garbanzos o cacahuetes), cereales (como la avena)  o frutas como los plátanos ayudan a portar el triptófano necesario en dietas vegetarianas.

3. El dietas de adelgazamiento o para perder peso, el triptófano también puede contribuir. Si bien por sí mismo el triptófano no ayuda a adelgazar (no tiene un poder saciante, ni tiene efecto quemagrasas o diurético), el triptófano sí puede ayudar en el cumplimiento de las dietas. Sin duda, una dieta de adelgazamiento incide en nuestro estado de ánimo, y normalmente, no para mejorarlo.  Muchas veces el malhumor o la irritabilidad, causada por privarnos de los alimentos que más nos gustan para así perder peso, son un obstáculo para el cumplimiento de la dieta: nos notamos tristones, nos falta voluntad y tiramos la toalla. En esos casos, puede ser de ayuda introducir en nuestra dieta alimentos ricos en triptófano que además sean compatibles con nuestro plan de adelgazamiento. Puedes consultar con un dietista o nutricionista para que te ayude a confeccionar una dieta compatible con la pérdida de peso y que incluya triptófano. Un aporte suficiente de triptófano ayudará a tu organismo a mantener unos niveles de serotonina adecuados, que a su vez, te proporciona un estado de ánimo equilibrado, una de las claves para el éxito de tu dieta.

 

¡Di adiós al Blue Monday!

Quizá os suene el nombre Cliff Arnall, un psicólogo que elaboró hace años una fórmula matemática para establecer cuál sería el día más triste del año. Al supuestamente día más triste del año, que corresponde con el tercer lunes del mes de enero, lo llamó BlueMonday, ya que en inglés “blue” además de azul, también significa triste o abatido. Este año el Blue Monday es precisamente este lunes, 16 de enero de 2017.

Nosotros no estamos de acuerdo en que el BlueMonday tenga que ser el día más triste del año, a pesar de que lo diga una fórmula, haga frío y estemos notando la famosa cuesta de enero. Estamos convencidos que la actitud y la mente positiva pueden convertir hasta el día más gris en un día vibrante.

¿Que cómo se puede decir adiós al BlueMonday? Siguiendo nuestros consejos para convertir este lunes triste en un día tan  feliz como pueda ser cada uno de los días del año:

Alimenta tu ánimo: Esto no es cuestión de un día, pero hay que recordarlo: la dieta equilibrada es clave para la salud física, mental e incluso emocional. Hay alimentos que contienen nutrientes como el triptófano o el magnesio que pueden contribuir a un estado de ánimo más positivo. ¡Es importante que nuestra dieta sea equilibrada y balanceada, en el Blue Monday y cualquier día del año!

Sal de casa! Rompamos las estadísticas que apuntan que somos personas sedentarias y salgamos a la calle, sea cuál sea la época del año en la que nos encontremos. ¡Sólo tienes que abrigarte más!  Hacer ejercicio regularmente mejorará nuestro estado de ánimo y reducirá la ansiedad.

Conecta con la naturaleza   Si vivimos en un pueblo, no hay nada más que decir. Y si nuestra excusa es que vivimos en una gran ciudad, aprovechemos los fines de semana para escaparnos un día de excursión y desconectar del ruido para relajarnos.

abrazo

Socializa con tu familia, amigos o vecinos No hay nada más sano para nuestro ánimo que las relaciones interpersonales, para poder compartir lo que nos pasa y poder relativizar nuestro estrés: en la era de las redes sociales y el whats up hay que tenerlo en cuenta. Cualquier día es bueno para tomar un café con un amigo, o recuperar a aquellas personas con las que llevamos mucho tiempo sin mantener el contacto. Las demostraciones de cariño como los abrazos tiene un efecto directo sobre nuestro estado de ánimo.

Rememora buenos momentos, por ejemplo, de tu infancia.  Esos momentos en los que inocencia equivalía a felicidad no tienen fecha para ser recordados. Riámonos de lo torpes y graciosos que éramos cuando teníamos 10 años abriendo el álbum de fotos o viendo un vídeo de esos que tanto nos gustan. Da igual que sea verano o invierno, seguro que nos arranca una sonrisa y nos pone de buen humor.

Así que ya  sabéis: más triptófano, más comer saludablemente, más cuidarnos, querernos y abrazarnos. . . ¡ y  di adiós al BlueMonday!

banner-320-x-100-px-x-72

Mood food: nutre tu felicidad

 

Dieta y felicidad parecen dos conceptos totalmente enfrentados, ¿verdad? Pues  hoy os revelaremos que en realidad tienen mucha más conexión de lo que parece. Seguro que no dudáis del poder de algunos alimentos para provocarnos momentos de  genuino placer y, especialmente en las fechas navideñas que acabamos de dejar atrás, la comida habrá sido la protagonista de muchos de los mejores ratos. ¡Pero. . . la dieta de la felicidad va mucho más allá de lo ricos que están los platos de mamá!

La dieta de la felicidad se conoce también como mood food. El término  anglosajón moodfood se utiliza para describir una tendencia gastronómica nacida en Japón hace ya más de una década, y que defiende que ciertos alimentos pueden, de manera natural,  hacernos sentir más felices, y no sólo por su sabor.    Desde entonces, el movimiento de los alimentos felices se ha puesto de moda e incluso se han publicado recetarios y libros al respecto, que explican cómo la cocina y una buena alimentación puede contribuir al bienestar físico, anímico y espiritual.

Los alimentos felices son aquellos que contienen  nutrientes que, de alguna manera, contribuyen  a mantener en forma  no sólo nuestro cuerpo, sino también nuestra mente.  Y todo ello tiene su explicación:  todos los nutrientes que contiene un alimento tienen funciones más allá de la mera  reposición de energía, y muchos le van genial a nuestro cerebro y a nuestro estado anímico y emocional.  Por ejemplo,  el triptófano, uno de los 9 aminoácidos esenciales y presente en muchos alimentos,  se emplea en la fabricación de la serotonina, un neurotransmisor con un importante papel en la regulación del estado del ánimo. Minerales como el magnesio,   abundante en alimentos como las espinacas o los frutos secos, contribuyen a un adecuado funcionamiento psicológico.

Tradicionalmente, a muchos alimentos se les atribuyen beneficios para nuestra mente: por  se habla de las nueces como superalimentos para el cerebro, por su alto contenido en ácidos grasos omega 3. También os sonará el poder para la memoria, según la sabiduría popular, de las pasas. Y el chocolate (sobre todo en las películas), es considerado como un antidepresivo ideal para afrontar pequeños disgustos y aliviar penas ¡bien lo sabía Bridget Jones! En realidad, el contenido en triptófano y en magnesio del chocolate podría explicar su papel en el humor, más allá de su delicioso  sabor.  La soja, legumbre muy utilizada en la cocina asiática, es especialmente rica en triptófano ¡quizás por ello la corriente de mood food surgiera en el país del sol naciente!

Aunque no creemos que haya ningún alimento “mágico” que pueda proveernos de felicidad instantánea,  cierto es que para un buen funcionamiento tanto de nuestro cuerpo como de nuestra mente es necesario seguir una dieta equilibrada que cubra todas nuestras necesidades.  No se trata sólo de reponer energía, si no que debemos  procurar que nuestra dieta sea lo más completa y balanceada posible para que nos aporte todas las vitaminas, minerales, ácidos grasos, aminoácidos y demás nutrientes para mantener cuerpo, mente (y estado de ánimo) en forma.  ¡Hay que cuidarse!

Descubre en esta galería algunos de los alimentos ricos en triptófano  o magnesio que nunca faltarían en la dieta de la felicidad. 

 

mente-positiva