Alimentos y serotonina

cerebro y serotonina

Estos días hemos recibido algunas preguntas en el blog sobre alimentos y serotonina. En concreto, algunos lectores nos preguntan qué alimentos tienen más serotonina y si es cierto que algunos de alimentos ayudan a mejorar el estado de ánimo y superar problemas de decaimiento, estrés o depresión.

En primer lugar, para contestar a vuestros dudas vamos a aclarar un poco los términos: NO existen alimentos con serotonina que nos ayuden a ser felices ni a estar de mejor humor.

¿Por qué decimos que no existen alimentos con serotonina? Decimos esto porque la serotonina es una sustancia que fabrica nuestro propio cuerpo, en uno de los muchos procesos bioquímicos que ocurren en el cuerpo humano para que este pueda cumplir sus funciones.  La serotonina, una vez fabricada, interviene en muchos procesos, desde el mantenimiento del estado anímico y emocional hasta el sueño o el apetito.

Por tanto, no hay alimentos con serotonina que nos ayuden a “subirla” para sentirnos mejor. Lo que sí existen son alimentos que contienen nutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos. . .) que son necesarios para el proceso de formación de la serotonina. Uno de estos nutrientes es el aminoácido triptófano, del que tanto os hablamos en este blog,  pero hay muchos otros condicionantes que intervienen en el proceso.

Una dieta  saludable y ejercicio ayudan a mantener nuestros niveles de serotonina

Para mantener buenos niveles de serotonina es necesario un aporte suficiente de elementos como el triptófano, lo que habitualmente conseguimos si nos alimentamos de manera saludable: en este listado podéis encontrar muchos alimentos que contienen triptófano, y como veréis , son alimentos muy presentes en nuestro día a día. Además de la dieta,   también hay otras maneras de potenciar  nuestra serotonina, algunas tan sencillas o cotidianas como hacer ejercicio de manera regular o practicar ejercicios de relajación.  ¡Por eso solemos sentirnos de mejor humor después de practicar deporte!

Así que ya sabéis: a entrenar vuestra serotonina 😉